Historia del Volkswagen - Pregunta 5

Historia del Volkswagen - Pregunta 5

Por: Carlos Gerardo Moreno Gutiérrez

Después de la Segunda Guerra Mundial, ¿Que país tuvo temporalmente los derechos sobre la marca y finalmente los rechazo?

Los Británicos tuvieron la mejor oportunidad de quedarse con la Volkswagen. Tuvieron en administración la planta durante 4 años y finalmente rechazaron la oportunidad histórica de quedarse con ella.

El Mayor Ivan Hirst, tuvo a su cargo la planta durante 4 años, gracias a él se logro en gran parte salvar a la Volkswagen.

El 11 de abril de 1945 las tropas Norteamericanas ocupan la planta "Stadt des KdF-Wagens", así como el pueblo adyacente, que tiempo después sería renombrado como Wolfsburg, lo anterior ocurre aún antes de que capitulara el tercer Reich, esta ocupación dura un periodo de 2 a 3 meses.

El 5 de junio con la Declaración de Berlin, los Aliados asumen la autoridad suprema de Alemania y con ello, la propiedad de todos los bienes que pertenecían al estado.

La división de Alemania se dio en medio de tratados internacionales muy complejos, la zona geográfica donde se encontraba la planta fue asignada a la zona de ocupación británica a mediados de junio de 1945.

La SHAEF, Supreme Headquarters Allied Expeditionary Force, promulgo la ley 52 (Bocking and Control Property), la cuál establecía que todas las propiedades del gobierno Alemán pasaban a ser controladas por las fuerzas militares aliadas, prohibía vender, rentar, dañar, mal administrar dichos bienes, y obligaba a sus custodios y administradores a obrar en el beneficio de la misma, so pena de ser juzgados por una corte marcial si se les encontraba cualquier clase de ilícito.

Es muy importante el aclarar que la planta de la VW fue entregada a los Británicos bajo está ley, en una especie de fideicomiso por un periodo de reserva de 4 años, pero no tuvieron la propiedad de la planta, aunque los ponía a la cabeza de la carrera para quedarse con ella.

La SHAEF y solo ellos, a través de sus comisiones determinarían a quien se le entregaría la propiedad de la VW.

En primera instancia, la planta fue marcada como elegible para ser entregada a alguno de los países aliados como una forma de reparación de los daños causados por Alemania durante la II Guerra mundial.

La forma de obtener la VW era que alguna de las compañías de los países aliados hiciera una oferta formal avalada por su gobierno ante la SHAEF. Está realizaría la evaluación y determinaría si era viable, el monto de la oferta debía de ser por un valor relativamente realista, dicha cantidad no sería entregada en efectivo, sino que se tomaría del monto global del resarcimiento que Alemania tenía que hacer a los países Aliados, ya siendo un acuerdo interno entre dicha empresa y su propio país si es que tenía que realizar alguna aportación en efectivo.

Aquí es importante destacar que existió una comisión llamada IARA (Inter Allied Reparations Agency) quien era la que determinaba la condición en que se encontraba las distintas plantas de la industria Alemana, y las ponía en la condición de ser entregadas como una forma de reparación de daños de guerra.

Las fuerzas aliadas en su forma de operar demostraron con el tiempo, la honorable forma de hacer sus evaluaciones, ya que no entregaron la planta a quien mostrara la más pequeña posibilidad de su desmantelamiento ó de que en un futuro pensara en dejar de producir el Beetle.

Bélgica, Brasil, Argentina y Rusia entre otros, demostraron un gran interés por la VW, sin embargo sus ofertas fueron rechazadas, Australia dijo que no a la oferta que se le hizo, con el tiempo se arrepentiría.

A continuación presento los dos casos más importantes, el de los Británicos y el de los Americanos, los primeros fueron quienes teniendo todas las ventajas no se quedaron con la VW.

Los británicos y la Volkswagen


El ministro de economía Alemán (a la derecha) observa como el Coronel Charles Radclyffe en representación de las Autoridades de Ocupación Aliadas firma el documento en que se entrega la Volkswagen al estado de la Baja Sajonia bajo la supervisión del gobierno Alemán. Esto sucede el 13 de Octubre de 1949.

A partir de tomar posesión de la planta en 1945, fueron llegando los informes de los militares al gobierno sobre la misma. En ese momento, se tenía como elegible a la VW como un activo destinado a la reparación de daños de guerra por medio de una venta a un precio moderado.

Para finales de 1945, la inteligencia Británica informó del tamaño y potencial de la planta, con cerca de 3.5 millones de pies cuadrados, hacia palidecer a cualquier fabrica de autos ingleses, por ello, se empezó a considerar difícil que alguna de ellas propusiera una oferta de compra en lo individual. En dicho informe se indicaba de la necesidad imperiosa de que los Británicos se quedaran con la planta, ya que en manos de otra potencia era un peligro real para las exportaciones de su país, así, la VW era demasiado grande para comprarla y demasiado grande para dejarla escapar.

Se empezó a estructurar la idea de que el gobierno se quedara con ella.

Desde el principio se tuvo la clara idea de que ellos llevaban la delantera en cuanto a quedarse con la VW. Entre los planes que hubo se habló de dividir la planta con los Franceses, sin embargo, a los más altos niveles de la política Inglesa se desecho la idea, se decía que quizás con cualquier otro país, menos con los franceses.

Entre febrero y marzo de 1946 la empresa estaba legalmente a disposición de quien hiciera una ofer ta razonable, la agencia internacional encargada de la evaluación estaba en Bruselas Bélgica, y se denominaba IARA.

Entre el 21 de junio y el 15 de julio de 1946 se hicieron por parte de la Industria Automotriz Inglesa en su conjunto, estudios muy serios para realizar ya fuera la compra total ó parcial de la VW, sin embargo, se determinó que la planta quedaba en resguardo de los Ingleses por 4 años bajo la forma de un fideicomiso y por lo mismo se deslistaba de los bienes susceptibles de darse como reparaciones de guerra.

Aún así, una compañía llamada Rooter Motors fue la 1a. compañía que se involucró seriamente en estudiar a la VW, sin embargo, su dueño, después de visitar la planta y conocer el beetle, dejó claro que su intención era obtener la planta, pero no construir el auto, inclusive lo llegó a ridiculizar, siendo él muy conservador en sus diseños le molestaba lo vanguardista del Beetle.

Por encima de los intereses individuales de los Aliados, es un hecho que desde Bruselas Bélgica, se tomaban decisiones enfocadas a preservar la esencia de la fabrica de la Volkswagenwerk y del vehículo para la cuál había sido creada. El diseño del Beetle era justo lo que el mundo requería después de una guerra devastadora.

Heinz Nordhoff

En agosto de 1946 William Ritcher quien trabajaba en la oficina de control de la zona de ocupación británica escribió "creo que todos parecen interesados en la VW excepto los Británicos, otros países se han acercado a la planta, se han llevado dibujos, yo siento que si los Brasileños, Los Franceses y los Americanos están interesados, nosotros deberíamos estarlo".

El 22 de agosto de ese año el Col. Guy Bas, ex-miembro de la comisión de control Británica, salió de su retiro para enviar la primera carta formal dirigida a la Oficina de Control de Reparaciones en donde expresaba que el Canciller Británico estaba muy interesado en obtener el control de la planta, refiriéndose a las maravillas de la planta y del auto, mencionando al final, que la misma quedaría de forma parcial ó total bajo el control del Gobierno Británico.

Esté último párrafo no gustó para nada, iba en contra de los principios empresariales Aliados y Británicos. Howard Wood, menciono que el interés sobre la planta era más por temor que por otra razón, y que se sabía que de darles la planta, en poco tiempo quedaría desmantelada con la maquinaría a todo lo largo de la isla, construyendo tractores, otros autos y cualquier cosa imaginable.

Para septiembre de ese año ya los Británicos eran muy francos en cuanto a su idea de quedarse con la planta, pero no de fabricar el Beetle, sabían que esa idea no gustaba en ese momento, pero tenían la esperanza que en el futuro cambiaran de idea los que decidirían el futuro de la planta.

Casi de inmediato obtuvieron su respuesta, el Coronel Charles Dumphe ministro de suministros de los Aliados escribió un reporte sobre las fabricas de autos en Alemania, las cuales mencionaba, podían recibir una oferta de compra, inclusive para dividirlas, a todas, excepto la Volkswagenwerk.

Escribió, "esa consideración (de los ingleses) esta hecha cuidando los mejores intereses de su nación, buscando la obtención y división de la VW. Está planta fue diseñada para la producción en masa de un vehículo que fuera barato, construido en las menos horas posibles y al menor costo. La ansiedad de los Ingleses mostrada a través de la British Motors Manufacturers, que menciona que la VW no debe dársele a ningún otro país que pueda llegar a ser su competencia. Es hasta cierto punto entendible, pero muy cuestionable, sobretodo en momentos que actuando en su mejor interés nacional; Se habla de destruir unidades de producción del tipo de la VW, sobretodo considerando la escasez de todo tipo de vehículos y sobretodo que sean económicos".

Para mediados de 1947 la controversia en la isla era brutal, los militares que trabajaban en la planta no dejaban de esforzarse en mejorar a todo momento y de hacerlo del conocimiento de sus autoridades, mencionando los logros obtenidos y las bondades del auto.

Ivan Hirst, responsable de la planta hizo un maravilloso trabajo en medio de una multitud de adversidades, se sabía que en el mundo se requerían esté tipo de autos y que existía una oportunidad histórica de quedarse con la fabrica de la VW, así hubo distintas misivas dirigidas a las más altas autoridades Británicas hablando de todos los beneficios de quedarse con ella.

A esto respondió el Ministro de Suministros Ingles (Supply Minister) de manera tajante y negativa, mencionando que "es claramente imposible para toda la industria automotriz Inglesa ó una fabrica en lo particular, el tener planes de fabricación a tan gran escala, sobretodo en un futuro cercano tan incierto, la planta de la Volkswagenwerk es una gran reto no solo para la industria sino para todo el país".

Todavía en 1948 hubo un intento de una cooperativa de trabajadores Ingleses que hizo el intento por quedarse con la planta, era relativamente pequeña y si recursos, su plan no prosperó.

La desorganización de los Británicos que se tenía después de finalizada la guerra, sus miedos y hasta cierto punto sus soluciones estatistas, fuero los elementos que finalmente causaron el que no se quedaran con la VW, tuvieron una oportunidad histórica que no supieron aprovechar.

Cabe mencionar que a los más altos niveles Aliados ya se veía el peligro del surgimiento de Rusia y de su doctrina comunista, eso cambió toda la visión que se tenía respecto a Alemania y su industria, como se menciona en el caso Americano, se dio un giro de 180 grados en la política internacional, ese factor fue fundamental en la supervivencia y fortalecimiento de la VW.

La Ford y la Volkswagen


La foto muestra A Henry Ford II saliendo de un Volkswagen, el auto ciertamente no le impresiono mucho.

Dentro de la cultura y mitos populares se escribe y se repite que a la Ford no le interesaba la Volkswagen por que no valia mas de un centavo, si revisamos la historia encontramos que la realidad fue algo diferente:

En el mes de marzo de 1948, Henry Ford II realizó una visita a Europa para revisar el estado de sus plantas, se hizo acompañar por el nuevo director de la compañía Graeme Howard (antes de la GM overseas), durante el viaje, H. Ford II tuvo la oportunidad de transportarse en un VW tipo 11 propiedad del jefe de ingenieros de Ford en Europa, si bien no se impresionó, si habló bien del auto, pero finalmente dijo que no era apto para los EEUU, pero si para Europa y el tercer mundo.

Sin embargo, la planta de la VW representaba una buena oportunidad para Ford, es por ello que giró una orden para realizar un estudio en donde se analizara y se recomendara los pasos necesarios para la adquisición de la VW.

En ese estudio realizado por el mismo Howard, se menciona que, cualquier tramite se tendría que hacer a través de las autoridades de la zona británica con la aprobación de las autoridades de ocupación Norteamericanas.

De realizarse la operación, Ford pensaba en concentrar la fabricación de autos y camiones de Europa en esa planta, algunos involucrados (no de la Ford) pensaban que si la operación se realizaba, los trabajos no serían enfocados hacia los mejores intereses de la población Alemana.

Fue tal el interés que despertó en Ford II, que se acercó con Heinrich Nordhoff, quien tenía experiencia previa en la Opel y quien ya estaba encargado de la VW, el estuvo de acuerdo en asesorar a Ford para lograr un acuerdo final, esto sucedía entre el mes de abril y mayo de 1948.

Sin embargo hubo un cambio trascendental en la politíca de los Aliados sobre el futuro de Alemania entre mayo y junio de 1948, se sustituyo la tesis Morgenthau por el Plan Marshall, la primera hablaba de desmantelar la industria de Alemania de tal forma que no pudiera en el futuro ser de nueva cuenta un peligro militar ni económico (a muy resumidas cuentas), el segundo fue el plan de reconstrucción de Europa y específicamente de Alemania, los aliados requerían de una Alemania fuerte para contrarestar la amenaza comunista que en ese momento representaba Rusia, bajo está nueva perspectiva, la IARA retira a la planta de la VW de los activos sujetos a entregarse como medio de reparaciones de guerra, así la oportunidad que tuvo Ford de quedarse con la planta se termina, al igual que la oportunidad de otros países que la deseaban.

Otro factor de gran importancia en esos mismos días fue la reforma monetaria en donde se sustituye el ReichMark por el Deutschmark ó Marco Alemán, esto sucedió el 18 de junio de ese año y permitió entre otras cosas el revaluar tanto el efectivo como el valor de la compañía, de igual forma los bienes que escaseaban empezaron a regularizarse en su disponibilidad y finalmente se permitió poner un precio real al Beetle y sobretodo el poderlo vender a quien tuviera el dinero para comprarlo ya sin tener que usar un voucher especial de compra.

Aún así, hubo un intento final de fusionar a las dos compañías, el 18 de octubre de 1948, en la ciudad de Colonia, representantes de ambas compañías se reunieron con las intenciones de lograr un acuerdo, y poder hacer una solicitud formal de fusión sin lograrlo, había serias diferencias tanto ideológicas como técnicas entra ambas. Finalmente la cercanía de Wolfsburg a la zona de ocupación Rusa termino por desalentar a los de la Ford de su idea, como lo hizo con otros inversionistas de otros ramos en esa zona.

En la realidad Ford si estuvo muy interesado en la planta, más no así en el auto, es probable que bajo el mando de Ford, el Beetle hubiera tenido otro destino.

Fuente: Battle for the Beetle, Karl Ludvigsen Bentley Publishers 1999 (Hojea el libro)

Comentarios y participaciones de nuestros socios
Esta página no tiene seguidores ni comentarios.
Image to view
Close
AutoClasico
Email: webmaster@autoclasico.com.mx
Monterrey México
OpcionesOpciones
  •  
Cerrar